Hablar sobre nuestros problemas 
es nuestra mayor adicción.
Termina con ese hábito.
Habla sobre tus alegrías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada