La verdad es que los aeropuertos ven más besos sinceros que las bodas. 
Los muros de hospitales han escuchado más oraciones reales que las de las iglesias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada